TDHA. Trastorno de deficit de atencion con o sin hiperactividad

 Es un trastorno que se inicia y se suele diagnosticar en la infancia y se caracteriza por dificultades para mantener la atención, hiperactividad o exceso de movimiento e impulsividad o dificultades en el control de los impulsos.

Son niños que  les cuesta prestar atención, concentrarse o permanecer sentados. A diferencia de otros niños, muestran este tipo de comportamiento durante mayores periodos de tiempo y en distintas situaciones, lo que hace que interfiera y dificulte  vida familiar, escolar y social.

  • Falta de atención: dificultad para mantener la atención, escuchar o atender; facilidad para distraerse u olvidarse de las cosas; mala organización en los estudios.

Debería cumplir seis o más de los siguientes síntomas de desatención, persistiendo  por lo menos durante 6 meses con una intensidad que  dificulte varias aereas personales, familiares y de su desarrollo.

 

a. A menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras

actividades

b. A menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas

c. A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente

d. A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargo u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento

negativista o a incapacidad para comprender las instrucciones)

e. A menudo tiene dificultad para organizar tareas y actividades

f. A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares

o domésticos)

g. A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (como juguetes, trabajos escolares, lápices, libros o herramientas)

h. A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes

i. A menudo es descuidado en las actividades diarias

  • Impulsividad: tendencia a interrumpir o a entrometerse en las conversaciones; impaciencia o dificultad para mantener el turno en la escuela o en los juegos, tendencia a meterse en problemas por actuar sin pensar

a. A menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas

b. A menudo tiene dificultades para guardar turno

c. A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (p.ej., se entromete en conversaciones o juegos)

 

  • Hiperactividad: estar constantemente en movimiento; subiendo, bajando, corriendo o hablando excesivamente.

a. A menudo mueve en exceso las manos o los pies o se remueve en el asiento

b. A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en las que es inapropiado hacerlo

c. A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo (en los adolescentes o adultos puede limitarse a

sentimientos subjetivos de inquietud)

d. A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio

e. A menudo ‘está en marcha’ o actúa como si ‘tuviera un motor’

f. A menudo habla en exceso

 

Seis o más de los síntomas de hiperactividad-impulsividad tienen que haber persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo. 


Según los síntomas, existen 3 subtipos de TDAH:

  • Tipo combinado: Es el subtipo más común e implica síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad. 
     
  • Inatento: Relacionado principalmente con la falta de atención.
  • Hiperactivo-Impulsivo: Es el menos frecuente y se asocia sobre todo a hiperactividad/impulsividad.

Para  diagnosticar,  es imprescindible una buena historia clínica obtenida de los padres y/o de los profesores, con un análisis de los síntomas, de su duración, de los lugares donde aparecen y del la alteración que provocan en la vida académica y social del niño. El diagnóstico del TDAH se ha de basar en criterios clínicos, de un medico/psicólogo y nunca en la puntuación obtenida en un cuestionario ni  del diagnostico subjetivo de otra persona.

El tratamiento e intervención adecuada  del  TDAH, requiere una intervención médica, psicológica y psicoeducativa de forma integrada, de forma conjunta a  los padres-familia y educadores, junto con el niño, para seguir unas mismas pautas en todas las áreas.

Por lo que importante que los padres estén informados y comprendan en qué consiste el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH), para favorecer la motivación, así como el estar entrenados en estrategias para manejar y abordar las dificultades en el día a día con el niño, hacer frente al estrés y poder controlar las situaciones de riesgo.

El objetivo fundamental en el tratamiento, es reducir la sintomatología, así como proteger la autoestima, la aceptación personal y la autonomía,  en el afrontamiento con éxito de su vida cotidiana; desarrollando estrategias para mejorar la capacidad de atención y concentración, aumentar el control de la impulsividad y de la agresividad o rabia mediante habilidades sociales, que mejoren sus relaciones interpersonales, así como estrategias cognitivas para mejorar el aprendizaje.

El desarrollo de la coordinación motriz, la organización del tiempo, el espacio y programación secuencia  y a su vez incremento de la capacidad del cálculo matemático, la persistencia y la adquisición del pensamiento lógico y la programación secuencia, así como la ansiedad social. La adquisición de  trabajar con información simbólica y la capacidad de esperar, son algunas de las habilidades que se pueden  desarrollar en los niños.