Dormir mejor

Algunas recomendaciones para mejorar el sueño:
 
 

Los trastornos del sueño, aunque no son patologías graves en sí mismas, producen serias consecuencias en la vida diaria, además del agotamiento físico, también provocan dificultades de concentración, memoria y atención, repercutiendo en un bajo rendimiento y una disminución en las interacciones sociales, profesionales o familiares. 

Suelen coexistir o podrían ser el síntoma de otras enfermedades fisicas, que sería importante analizar o descartar por un profesional. 

 

Algunos de los trastornos del sueño:  

Síndrome de piernas inquietas, dolor o hormigueo en las piernas con movimientos espontáneos e incontrolables. 

Sonambulismo, es mantenerse en un estado semiinconsciente caminando, realizando actividades por la casa o hablar en sueños llegando a mantener conversaciones coherentes. 

Terrores nocturnos, son episodios de alto terror, acompañados de gritos, agitación o de sonambulismo. 

Hipersomnia es un incremento o necesidad de dormir más de lo habitual. 

Narcolepsia, crisis fulminante de sueño en momentos de vigilia. 

Ronquido y apneas del sueño, son la obstrucción de la faringe impidiendo la salida o entrada del aire, provocando vibración con sonido. 

Pero el más común de los trastornos del sueño, es el insomnio, la dificultad de conciliar o mantener el sueño, con despertares nocturnos o pesadillas.  

 

Los pensamientos o las preocupaciones suelen ser un factor importante a tener en cuenta para mejorar la calidad del sueño.  

Intenta dejar organizado tu día siguiente, apunta en un papel las tareas que vas a realizar o aquello que crees importante para que no se te olvide, pero que no moleste a tu mente durante el sueño. Puedes dejar papel y boli al lado de la cama, por si hay algo de lo que te has acordado, para poderlo apuntar y que no esté molestando a tu mente en las horas de sueño. 

 

Unas horas antes de irte a la cama, realiza actividades monótonas que no requieran tu activación física ni mental, para ir desacelerando del día. Realiza respiraciones relajadas y lentas antes de empezar a dormir. Una infusión relajante puede ayudar a inducir el sueño. Leer es una actividad que relaja hasta que empieza el sueño, pero, sobre todo, no intentes forzar el sueño. A más intentamos dormir, menos lo vamos a conseguir. 

 

Las infusiones específicas para mejorar la calidad del sueño, suelen contener hierbas como la amapola, pasiflora, valeriana o las grajeas como la melatonina, contribuyen a la reducción del tiempo necesario para conciliar el sueño. 

 

Una alimentación sana y equilibrada ayuda a mejorar la calidad del descanso. Espaciar la cena del momento de irse a la cama y no realizar comidas copiosas, ayudan a mejorar la digestión por las noches y conciliar mejor el sueño. 

 

Contacto

Psicología en Práctica
Promociones especiales:

Oferta 2024* (infórmate):


* Bono sesiones descuento
* Bono sesiones con descuento para desempleados

Legazpi-Arganzuela-Barrio de los metales
Madrid
28045


Cita previa:

Telf: 696129086


© 2024 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode