Ruptura de Pareja

En ocasiones se mantienen relaciones de pareja tóxicas, donde el estar al lado de la otra persona hace mas daño que estar separados.

En otras ocasiones las diferencias entre ambas personas son insalvables o no existe el suficiente compromiso por ambas partes para poder solucionar los problemas que los separan de una forma equitativa para ambos.

Es entonces donde la mejor solución es la ruptura.

Al principio las emociones que provoca de separación hace en que no se vea objetivamente la realidad, pero cuando las emociones se apaciguan, se dan cuenta que la ruptura, más que dolor,

es una ganancia.

En el proceso de ruptura de pareja, se pasan por las mismas fases duelo que ocurre ante la muerte de un ser querido. Y la sensación de dolor físico es real.

Si no se consigue superar adecuadamente, si una de las fases se enquista, o el dolor es tan grande que dificulta otras áreas de la vida durante demasiado tiempo, es el momento de tomar la decisión de pedir ayuda de un profesional que ayude a superar esta etapa de malestar emocional.

 

Hay vida después de la ruptura, aunque al principio es difícil el proceso. El final de una relación puede ser un nuevo comienzo, para poder realizar nuevas actividades o necesidades que estaban pendientes. Se puede reconstruir y crecer como persona después de una crisis, sacar lo mejor y transformar el sufrimiento en confianza y seguridad personal. Mejorar la autoestima y la independencia. 

 

 

Una ruptura no superada, es un muro o trauma de cara al futuro para otras posibles  relaciones de pareja.

"A veces tendrás que dejar ir ciertas cosas, para que otras mejores se aproximen..."

Una nueva relación solo será satisfactoria si se tiene una buena relación con uno mismo.