Las Emociones

“Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo, sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios, pero nunca supimos de qué estaba hecha el alma”

Mario Benedetti.



Desde pequeños nos enseñan a leer, escribir, matemáticas, los ríos y los países… pero nadie nos enseña a cómo manejar las emociones y son con las que convivimos todos los días.

Mediante las emociones nos relacionamos con el mundo y las personas que nos rodean.

Desde que nacemos, son las emociones las que expresan como nos sentimos y en consecuencia los demás responden ante ellas.

Las emociones expresan la parte física, la mental, la anímica y la social. Aportan y nos aportan  información del exterior.

Las emociones están relacionas con los pensamientos que tenemos, preparando y activando o no al organismo para responder y comportarnos de una manera o de otra.

Nos alarman o activan ante cambios y son los recursos necesarios que mostramos para comunicarnos.

Las emociones se aprenden desde la infancia, por lo que dependiendo del tipo de educación recibida, en la edad adulta de mostraran un tipo de emociones u otras.

Aprender a experimentar emociones positivas con frecuencia, favorecerá personas optimistas, extrovertidas y alegres, con afrontamientos positivos de los estados emocionales y de las situaciones adversas, con un manejo adecuado de las frustraciones ante los imprevistos y una auto-motivación adecuada.

El proceso de aprendizaje emocional, conlleva la construcción de la visión, del mundo, de nosotros y de los demás: autoestima sana y adecuada.