Enfermedades Psicosomáticas: cuerpo y mente

Las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales  de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad el cuerpo se queja expresándolo en enfermedad o dolencia física. Es cuando se habla de enfermedades psicosomáticas. Somatizar es la expresión física de un problema emocional.

El cuerpo expresa, lo que no se procesa a otro nivel, avisando de que algo nos ocurre para que le prestemos atención.

Hay teorías que exponen que las enfermedades son una forma de “autocuración” o señal, una reacción biológica como forma de sobrevivir frente a un acontecimiento que emocionalmente no se controla. Desde esta teoría, cada órgano dañado corresponde a un sentimiento o emoción o pensamiento.

Este es el motivo por el cual muchas enfermedades se cronifican y no logran curarse completamente, a pesar de la medicación y tratamientos diferentes convencionales.

Todo lo que captamos a través de los sentidos, lo procesa el cuerpo desde el interior. Lo que sentimos, imaginamos o pensamos se traduce en una realidad a nivel biológico. Existen estudios que demuestran que el cerebro no distingue entre un acontecimiento real o imaginario, prueba a pensar en un trozo de limón en tu boca y siente como las papilas gustativas empiezan a general saliva sola sin haber tocado aun el acido del limón. Según el sentimiento que sientas, se activa una zona del cerebro que lo traduce en una realidad física y orgánica. Cada célula del cuerpo responde ante las emociones.

Si no hay una solución consciente y concreta, y esto se alarga en el tiempo, aparecen los síntomas, como solución o como aviso para prestarles atención. Cada órgano busca satisfacer sus funciones y cada órgano dañado corresponde a un sentimiento:

  • Dolores de cabeza continuos, pueden indicar la incapacidad para expresar o recibir sentimientos
  • Dolor de cuello, posible inflexibilidad o visión limitada de las situaciones
  • Problemas o dolor de espalada, necesidad de liberar de un peso o carga
  • Cuando me callo a todo y me lo trago porque no se decirlo o digerirlo , es muy posible que tenga problemas de estomago
  • Problemas de identidad, respeto o pertenencia social, se traducirán en alteraciones en el recto
  • Problemas de tiroides, tener prisa por todo provoca rapidez en el organismo
  • Si no me siento a gusto en un sitio y me gustaría escapar, podre tener  problemas respiratorios o asma
  • Problemas en la piel,  conflictos de separación o abandono
  • Alergias, tienden a indicar un nivel de temor profundo, miedo a ser autosuficiente o miedo a no conseguir cariño
  • En mujeres principalmente los problemas en el seno y hombro izquierdo (en personas diestras) corresponden a problemas con los hijos. En el seno y hombro derecho problemas con la pareja (al revés en zurdas)
  • Hipertensión, puede indicar una falta de confianza o temor, la sensación de correr un peligro constante por lo que tendría que estar alerta
  • Infecciones urinarias, por falta de expresión de los sentimientos negativos, normalmente en las relaciones o tras una ruptura
  • Vejiga, problemas para marcar limites y conservar tu terreno
  • Problemas en los pies, indican un conflicto en la dirección o en el movimiento, o una falta de seguridad y estabilidad en el terreno o aspectos donde piso y estoy
  • La sensación de desvalorización o baja autoestima se refleja en el esqueleto y huesos
  • …..

 

Cuando encontramos la solución emocional consciente, todos los niveles del cuerpo se recuperan de forma global. Ser consciente y expresar de una forma sana y adecuada, aporta equilibrio y salud al cuerpo.

Si quieres aprender a analizar lo que te pasa y sanar una parte de tu cuerpo o quieres realizar alguna pregunta sobre algo que te sucede,

ponte en contacto conmigo.