Trastornos de conducta

Todos los niños en edad infantil y adolescentes tienen algunas demostraciones que podrían ser consideradas como trastornos o problemas leves de conducta, dentro de su maduración como personas están buscan encontrar su lugar en la sociedad y forma  parte de su maduración personal.

Mostrando  oposición a las normas, rebeldía, desobediencia, conductas de agresividad leve … el problema está cuando estos síntomas van a mas y se vuelves difíciles de controlar, tanto para los niños como para sus padres  o profesores.

Es importante conocer los tipos, las razones detrás de los mismos y cómo solucionarlos a tiempo ya que si no se cogen en edades tempranas pueden llegar a la edad adulta y afectar las habilidades escolares, laborales y sociales de las personas, dificultado su vida futura.

Es responsabilidad de los padres y de los adultos que les rodean tomar las medidas adecuadas para la salud mental de los niños y saber actuar o acudir a un profesional para poder ayudarles.

El Trastorno de oposición desafiante: Los síntomas más comunes son la desobediencia radical, ira, resentimiento, discusiones regulares con los adultos de su entorno, voluntad de molestar a los demás, baja autoestima, pataletas repetidas, impaciencia, sed de venganza, susceptibilidad…Para considerar si un niño está afectado por este trastorno, este tipo de comportamiento debería de extenderse al menos a lo largo de 6 meses y debería afectar todas las áreas de su vida (personal, escolar, familiar etc.)

El Trastorno de la Conducta: Algunos de los síntomas más comunes son desobediencia a las reglas parentales o escolares, absentismo escolar, comportamiento cruel y agresivo hacia niños, animales y personas vulnerables (llegando al sadismo), violencia física, comportamientos criminales (robos, piromanía, vandalismo…), huídas del hogar, consumo de drogas, tabaco y alcohol a edades excesivamente tempranas…Si no se corrige a tiempo este trastorno podría derivar en trastorno de personalidad antisocial en la edad adulta.