Estres Postraumatico

 

¿Qué es?

Tras un acontecimiento ocurrido, ya sea  vivido en primera persona o visto, el cuerpo desarrolla una reacción “normal” para enfrentarse a esta situación y poder afrontarla, a nivel psicológico, emocional y físico.

Tras un primer momento de incredulidad o shock, se desencadenan emociones de bloqueo, miedo, ansiedad, estrés, rabia, resentimiento.

Popularmente se cree que los sentimientos negativos desaparecen con el tiempo, pero se ha comprobado que esto no es así. Si no sabemos procesar los acontecimientos o situaciones que nos suceden de una forma adecuada, el cuerpo tiende a intensificarlos con el tiempo y a incrementarse los síntomas  de forma crónica incluso con enfermedades físicas reales que aparecen posteriormente.

La importancia de ser atendidos por un especialista en el tratamiento de estos síntomas, es vital importancia desde las primeras horas para no se desarrollen ni cronifiquen.

Se habla del Diagnostico de Estrés Postraumático (TEP), cuando se cumplen los criterios de síntomas:

A.- RE-EXPERIMENTACIÓN DEL EVENTO TRAUMÁTICO

  • Flashbacks. Sentimientos y sensaciones asociadas por el sujeto a la situación traumática
  • Pesadillas .El evento u otras imágenes asociadas al mismo recurren frecuentemente en sueños.
  • Reacciones físicas y emocionales desproporcionadas ante acontecimientos asociados a la situación traumática

B.-INCREMENTO ACTIVACIÓN

  • Dificultades conciliar el sueño
  • Hipervigilancia
  • Problemas de concentración
  • Irratibilidad / impulsividad / agresividad

C.- CONDUCTAS DE EVITACIÓN Y BLOQUEO EMOCIONAL

  • Intensa evitación/huida/rechazo del sujeto a situaciones, lugares, pensamientos, sensaciones o conversaciones relacionadas con el evento traumático.
  • Pérdida de interés
  • Bloqueo emocional
  • Aislamiento social

 

ATAQUES DE PÁNICO

Los individuos que han experimentado un trauma tienen posibilidades de experimentar ataques de pánico cuando son expuestos a situaciones relacionadas con el evento traumático.

Estos ataques incluyen sensaciones intensas de miedo y angustia acompañadas de síntomas como taquicardias, sudoración, nauseas, temblores...

DEPRESIÓN

Muchas personas sufren episodios depresivos posteriores, pérdida de interés, descenso de la autoestima e incluso en los casos de mayor gravedad ideaciones suicidas recurrentes.

IRA Y AGRESIVIDAD

Se tratan de reacciones comunes y hasta cierto punto lógicas, entre las víctimas de un trauma. Sin embargo cuando alcanzan límites desproporcionados interfiere de forma significativa con la posibilidad de éxito terapéutico así como en el funcionamiento diario de la persona.

CONDUCTAS EXTREMAS DE MIEDO / EVITACIÓN

La huida/evitación de todo aquello relacionado con la situación traumática es un signo común en la mayoría de los casos, no obstante, en ocasiones este intenso miedo y evitación se generaliza a otras situaciones, en principio no directamente asociadas con la situación traumática lo que interfiere de forma muy significativa con el funcionamiento diario de la persona.

 

Aunque estos síntomas se desarrollan ante cualquier acontecimiento traumático vivido, experimentado o visto, desde los atentados del 11S en New York y del 11M en Madrid, se han desarrollado protocolos de actuación psicológica específicos ante catástrofes y atentados que anteriormente no existían.

Si te sientes identificado con alguno de ellos o conoces a alguien, anímale a acudir a un profesional especializado que le pueda ayudar.